Written by ecoadmin

Presentado el proyecto de ley de cambio climático en Catalunya

El calentamiento global de nuestro planeta y el consecuente cambio climático está causado, esencialmente, por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) provocadas por el uso de combustibles fósiles y el cambio en los usos del suelo y la agricultura.

 

Sin duda, este es uno de los retos de carácter global más importantes que la sociedad tiene que hacer frente. En esta línea, el Gobierno de la Generalitat de Catalunya, a través del Departament de Territori i Sostenibilitat, ha sido pionero en España y ha aprobado el mes de enero de 2016 el anteproyecto de Ley de Cambio Climático, que ahora será sometido a tramitación parlamentaria.

 

La aprobación de la futura Ley de Cambio Climático persigue, básicamente, cinco finalidades:

  • Conseguir que Catalunya reduzca tanto las emisiones de GEI como la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático, favoreciendo la transición hacia un modelo bajo de emisiones en GEI y, a la vez, estimulando el ahorro y la eficiencia en el uso los recursos (energía, agua, suelo, materiales, residuos).
  • Reforzar las diversas estrategias y planes que se han elaborado durante los últimos años en el ámbito del cambio climático.
  • Promover y garantizar la coordinación de todos los instrumentos de planificación sectorial relacionados con el cambio climático y la coordinación de todas las administraciones públicas catalanas, así como el fomento de la participación de la ciudadanía, de los agentes sociales y de los agentes económicos.
  • Convertirse en un país avanzado en la investigación e implementación de nuevas tecnologías.
  • Visualizar el papel de Catalunya en el mundo, tanto en los proyectos de cooperación como en la participación en los foros globales de debate sobre el cambio climático.

 

Los principales puntos clave del proyecto de ley son:

  • Un compromiso de reducción de las emisiones de GEI en Catalunya en un 25% en 2020, respecto al valor alcanzado en 2005.
  • El establecimiento de medidas concretas en diferentes sectores de actividad para reducir las emisiones de GEI. Entre estas medidas destaca que las empresas con centros de trabajo en Catalunya que en su conjunto tengan más de 250 trabajadores que quieran acogerse a las ayudas, bonificaciones y beneficios fiscales relativos a actuaciones y proyectos de naturaleza ambiental, energética, de innovación o para una transición hacia una economía baja en carbono establecidos o gestionados por el gobierno de la Generalitat de Catalunya, deberán acreditar:
    • el análisis de su vulnerabilidad a los impactos del cambio climático y, en su caso, un calendario de medidas de adaptación.
    • el inventario de las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto de sus centros en Catalunya así como las actuaciones que están llevando a cabo para reducirlas. Los datos del inventario deben estar validadas por una entidad de certificación independiente debidamente habilitada.
  • La ejemplarización de medidas en los propios departamentos de la Administración de la Generalitat de Catalunya, tales como:
    • disponer de un inventario de las emisiones de gases de efecto invernadero generados por los inmuebles, instalaciones y servicios que prestan.
    • establecer un objetivo de reducción de emisiones de GEI y un programa de actuación.
    • incluir en todos los procedimientos de licitación, concesión de obra pública y de gestión de servicios públicos y contratación que reglamentariamente establezca, a excepción de los contratos menores, especificaciones técnicas y criterios de adjudicación relativos al uso eficiente de recursos, especialmente en el consumo de agua y energía, y la minimización de las emisiones de GEI.
    • hacer pública la información sobre el grado de consecución de los objetivos y de las medidas correctoras que se propongan en caso de desviación.
  • La creación de un impuesto ambiental sobre las emisiones de CO2 en turismos y furgonetas. Con esta medida se espera incentivar cambios en el comportamiento ambiental y que se apueste por modelos más sostenibles. El tributo se aplicará de forma gradual a partir del año 2018 para los vehículos más contaminantes (más de 160 gCO2 / km). Por ejemplo, un turismo medio, que emita entre 120 y 130 gCO2 / km, pagará alrededor de 6 € / año.
  • La creación de un Fondo Climático, que deberá nutrirse, entre otros, de los ingresos procedentes del impuesto a vehículos y furgonetas. Este fondo debería impulsar la aplicación de medidas concretas para mitigar el cambio climático.

 

Se trata, pues, de un modelo pionero que se basa en la incentivación y la complicidad, que ha surgido tras un proceso participativo y que pretende dar respuesta a uno de los principales retos de nuestra sociedad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecerte los mejores servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar